A esos grandes y hermosos ojos castaños

No llores mi amor. Estos ojos se ponen mucho más bonitos bien abiertos, sin lágrimas y con ese brillo natural que emana de ellos.
Ellos son la ventana para mostrar al mundo el fuego que tiene dentro de ti. Entonces haz que ese fuego queme más fuerte que el fuego a tu alrededor.

 

A la sonrisa más hermosa del mundo

Si tú supieras como es hermosa cuando sonrí, jamás pararía. Yo estaré aquí siempre que necesite para asegurar que esa sonrisa no va a terminar y también contemplarlo.